jueves, octubre 6, 2022

Mensaje Madre COOP-HERRERA 2022.
Día de las Madres RD

Must read

Este 28 de mayo del 2022, COOP-HERRERA se regocija, una vez más, al fortalecer sus votos por la integración familiar; y qué mejor que hacerlo congratulando a la madre virtuosa que regocijada hace de COOP-HERRERA fuente nutricia del amor para desde la cultura del ahorro y crédito responsable SER + HACER + TENER + CRECER con garantía de integridad financiera desde el emprendimiento con sano financiamiento; y con una base económica con respaldo social y educativo trascendente.

Ser madre es un regalo de Dios que explica la razón de la vida por la energía que encierra el cuido de la concepción, el embarazo, el parto mismo y la responsabilidad que exige la buena crianza de los hijos en un ambiente que auspicie y propicie un saludable crecimiento y sostenimiento en valores que fortalezcan la Familia, la Escuela y la sociedad que unifica la Patria misma.

COOP-HERRERA forja y forma, concentrando como tú, madre querida, principios confluyentes de amor que legitiman tu noble entrega, desvelos y abnegación que fortalecen la vida, conciencia y paciencia alimentan con tu sagrado ejemplo.

Ser madre es una maravillosa oportunidad de engrandecerse por ardua que sea la tarea y por dura que sea la realidad en todo su sentido.

Dios suple en Bienaventuranzas la templanza de la madre que en la comprensión de su rol enarbola respeto y disciplina que se prolonga a perennidad.

Hoy, en nombre de la Direccion Social y del Capital de Talento Humano Operativo de COOP-HERRERA, la madre es esencia que felicitamos junto al padre que honra su compromiso como faro que sirve de andamio de amor para la construcción y sustento de la familia.

Vaya el gozo a la madre soltera que en medio de la lucha no pierde fe ni esperanza y mantiene incólume la perseverancia para con autentico amor cimentado en la alegría hace que sus hijos trasciendan en Bien y Bondad.

A la madre trabajadora que hace día a día malabares para alimentar, educar, recrear y garantizar salud a sus hijos; hoy le congratulamos con la esperanza de que cada madre pueda recibir respuesta adecuada para que satisfaga el retorno de tranquilidad ante la profunda inseguridad ciudadana, paz ante una seguridad social que requiere ser renovada con inclusión más humana; sobre todo, ante acuciantes problemas sociales que se manifiestan en la debilidad de política del Estado para mejorar los servicios de agua limplua, salud inclusiva, de educación integral y gratuita, de falta de generación de fuentes de empleos dignos con salarios justos, de energía eléctrica que a pesar de que no llega a los hogares con la normalidad debida refleja una indolencia cuando se aumenta el precio la facturación como sucede con los productos básicos de la canasta familiar, mientras se espera un reajuste invisible de un aumento salarial justo a tono con la realidad.

A la madre mártir, sufrida, maltratada, vejada y humillada que decide romper el silencio, romper sus cadenas, romper el muro de sus limitaciones y sus lamentaciones, y con hidalguía somete a la justicia a sus verdugos o labriega con sus manos los cántaros de su incertidumbre, para con la misma osadía que sabe parir exigir el respeto a sus derechos humanos.

A la madre ya abuela, doblemente madre, que arrastra con sus años un corazón refrescante de dulzura para doblegar con su experiencia la petulancia que sepulta la impronta de la humildad y la intolerancia de una sociedad que reclama y proclama una genuina política pública de inclusión y cohesión social.

A la Madre Tierra, que aspira a ser mejor conservada, preservada y protegida ante la indolencia de sus hijos, que desde el lugar más inseguro y que debe ser el más seguro, el hogar, se producen fuertes desequilibrios ambientales, menoscabando el derecho de futuras generaciones a satisfacer sus propias necesidades.

A la Madre Patria, que sufre los vestigios despiadados de sus depredadores, que sabiendo que el pecado promete mucho, no da nada y lo roba todo, abusan del poder delegado y con autoridad mal administrada olvidan que «vale más callar y ser, que hablar y no ser (…).

Junto a la madre, felicitamos a los hijos honrados, que a la altura de sus logros o en la estatura de su economía nunca han perdido la esencia para reconocer que la madre constituye el centro de su propia vida, porque aun cuando la madre haya partido a otro mundo en feliz encuentro con Dios, nadie podrá en la sublimidad del Espíritu sustituir su proeza, su sacrificio ni su ternura.

El amor de madre nutre y hace plenamente feliz. Solo se basta con tenerlo y saberse dar en abundancia para generar paz.

El verdadero amor no es productor de sufrimiento ni aflicción mezquina.

El amor certero sueña, pero no duerme; respira, pero no conspira; suspira, pero no destruye. Es sangre que alimenta el cuerpo y sostiene sin traición el alma. Todo se sepulta, menos el amor.

Madre, especialmente la madre cooperativista, muestra siempre tu mejor sonrisa; abraza con firmeza el impulso generoso de tu vientre; despierta cada día cariñosa y con tu impronta de amor enaltecida, sigues haciendo camino; porque desde COOP-HERRERA nos mantendremos abonando tu felicidad para el ahorro genuino, lealtad para el crédito productivo y dando solución integral a tus requerimientos, para que cultivando buenos hijos en dignidad y decoro mantenga también viva nuestra alegría de saber que contamos contigo.

Hoy y siempre, felicidades mamá!!!!!

- Advertisement -spot_img

More articles

Dejar respuesta

Please enter your comment!
Please enter your name here

- Advertisement -spot_img

Ultimas Noticias